LYNDA THOMAS

Tres hábitos para ser Feliz (3a Parte)

Escrito el 12/10/2018
Lynda Thomas

9

Muchos de ustedes saben que hubo momentos en mi pasado que mi relación con la comida no era óptima, de hecho, en mi libro explico más a fondo esta fase de mi vida.

 

Hoy, me he vuelto exageradamente disciplinada y de hecho, haber construído el hábito de conocer la comida que consumo, me ha permitido navegar aguas más tranquilas cuando se trata de el desorden de la ansiedad.

 

Cientos, sino miles de investigaciones científicas han venido a reafirmar lo que ya suponíamos: “somos lo que comemos”.

 

Por si fuera poco, la ciencia ha demostrado con creces que el origen de muchos de nuestros males tiene su origen en la “inflamación crónica.”

 

La inflamación crónica sucede cuando nuestro sistema inmunológico envía una respuesta a una agresión que  no existe y crea un proceso de inflamación para frenar al “enemigo”.

 

En las últimas décadas, gracias al estrés generado por el desenfrenado ritmo de vida que nuestra especie ha generado y la comida procesada que hoy consumimos, la inflamación crónica está creando una crisis donde enfermedades cardiovasculares, la diabetes y desórdenes inmunológicos como el lupus y la fibromalgia, están multiplicándose a paso acelerado.

 

De paso, muchos de estos estudios han mostrado también como la inflamación crónica coadyuva a la aparición de problemas como la ansiedad y la depresión.

 

Y cual es uno de los factores fundamentales para que este desorden aparezca? : LO QUE COMEMOS.

 

TERCER HÁBITO:

 

Si deseas evitar que los episodios que genera tu ansiedad sean a veces difíciles de controlar, lo que comes o dejas de comer podría ser un factor importante.

 

Que comidas evito a toda costa?

 

1.- Azúcar

 

No se necesita ser científico para saber que el azúcar en todas sus presentaciones es VENENO PURO, la adicción y el daño que provoca a nuestra salud es considerado hoy por la medicina, al mismo nivel que las drogas duras como la heroína y la cocaína.

 

2.- Cafeína

 

Ya lo sé, muchos de nosotros necesitamos café para funcionar justo como el auto necesita gasolina, sin embargo, si padeces de ansiedad, la cafeína es un estímulante que suele disparar una respuesta idéntica a la que sucede cuando nos encontramos en peligro, está de más decirte que tu ansiedad NO necesita esto.

 

3.-Alcohol

 

Lo primero que cualquier médico te pedirá que hagas si eres diagnosticado con asiedad o depresión, es cortar de tajo el consumo de alcohol.  Después de todo, esta toxina no solo es capaz de disparar episodios incontrolables de ansiedad sino ataques de pánico, ademàs de impactar los níveles de serotonina en tu cerebro.

 

Junto con estos tres ingredientes comunes en nuestras dietas, también evito hace mucho tiempo, la leche, los jugos de frutas (veneno puro para tus hijos), comida rápida o procesada, refrescos (sean o no dietéticos) y alimentos con sodio.

 

 

Que alimentos son mis favoritos y que ayudan a controlar la ansiedad?

 

1.-Nueces

 

Nueces como las de Brasil por ejemplo, contienen selenium que ayuda a controlar nuestros estados anímicos y además (wait for it…) ayudan a reducir la inflamación.

 

2.- Almendras

 

Investigadores han encontrado que el magnesio es parte esencial para el tratamiento de la ansiedad, un puñado de almendras (12 por ejemplo)  contienen 75 miligramos de magnesio (20% del consumo diario) y son excelentes como snack (en vez de papitas fritas o chicharrones).

 

3.- Arándanos

 

Me fascinan los arándanos (blueberries)  y en casa los consumimos en licuados o como snack. Esta fruta maravillosa esta llena de vitamina C y antioxidantes necesarios para combatir la inflamación y prevenir o reducir la ansiedad.

 

4.- Chocolate negro

 

Si existe el cielo, debe estar lleno de chocolate!, cuidado…no hablo del chocolate procesado que se encuentra en las golosinas que vemos en los supermercados. 

 

Me refiero al chocolate puro, hecho con cacao real y que la ciencia hoy recomienda ampliamente gracias a  que la riqueza de sus polifenoles (especialmente flavonoides) reduce la neuroinflamación y la muerte de celulas cerebrales ademas de mejorar el flujo sanguíneo.

 

Por si fuera poco, sus altos niveles de triptófano y magnesio, mejora nuestro estado anímico y reduce los síntomas generados por la ansiedad.

 

Junto con estos maravillosos alimentos, suelo consumir, salmón (no de granja), huevo, aguacate, leche de coco (y almendra), cúrcuma, Yogurt griego y té de manzanilla entre otras cosas.

 

Debo decir que además de esto, llevo más de un año haciendo FASTING…para aquellos que no conocen de que se trata, prometo un artículo, la próxima semana.

 

Larga vida y de nuevo, gracias por leerme.